La Oficina Técnica de Afectados de Adai en Espírito Santo quiere expresar su solidaridad con todos los afectados por el ciclón extratropical en Rio Grande do Sul (RS), que se intensificó con las lluvias de los días 3 y 4 de septiembre. La catástrofe se considera la mayor tragedia natural ocurrida en el estado en las últimas cuatro décadas. 

Datos de Protección Civil de la RS publicados el lunes 11: 

  • 46 personas muertas; 

  • 4.794 personas sin hogar (que necesitan alojamiento público); 

  • 20.490 personas desplazadas (que se vieron obligadas a abandonar sus hogares por motivos de seguridad). 

El ciclón también azotó municipios de Paraná y Santa Catarina, con un total de más de 340.000 vidas afectadas por las lluvias e inundaciones. 

Allá por donde pasó, la fuerza de las aguas se cobró vidas, devastó territorios y dejó las huellas de una catástrofe que no se puede naturalizar, porque no se puede culpar a la lluvia. Los desastres causados por las lluvias reflejan los efectos de un sistema que explota y destruye la naturaleza, como son los modelos de negocio agro-hidro-minero, que también son responsables del calentamiento global, causado principalmente por las emisiones de gases de efecto invernadero, la deforestación y las acciones desenfrenadas del sistema capitalista sobre la naturaleza. 

En Brasil, los fenómenos meteorológicos extremos, como ciclones y tormentas, son cada vez más frecuentes e intensos. Esto significa que urge replantear los sistemas de producción del país, fomentar prácticas agrícolas sostenibles como la agroecología e invertir en fuentes de energía limpias y renovables para proteger a toda la población, especialmente a las comunidades más vulnerables. 

En este momento de solidaridad, nuestros pensamientos están con todos los afectados por el ciclón. Estamos a su lado, dispuestos a apoyarles y colaborar en la reconstrucción de sus vidas y comunidades. 

 

Con solidaridad y esperanza: «¡Aguas para la vida y no para la muerte!» 

 

Equipo Adai.  

 

Para más información y saber cómo ayudar, son los sitios web de Brasil de Fato RSMovimento dos Atingidos por Barragem (MAB).