La orden judicial se emitió a principios de octubre de 2023 y se refiere a la suspensión inmediata de toda la publicidad de la Fundación Renova, hasta que las empresas presenten una nueva política publicitaria en un plazo de 60 días. Hasta entonces, todos los anuncios están suspendidos, bajo pena de multa de 10.000 reales por incumplimiento de la decisión. Cabe señalar que las empresas aún pueden recurrir la decisión. 

En mayo de 2021, las instituciones de Justicia presentaron una Acción Civil Pública contra la Fundación Renova y sus patrocinadores pidiendo la retirada de circulación y la prohibición de difusión de todos los anuncios de Renova que hablaban bien de sí misma y elogiaban los resultados de la reparación de los daños causados por el derrumbe de la presa de Fundão.  

La Acción Civil Pública se basa en tres hechos principales: la autopromoción de Renova, la difusión de información errónea y el uso indebido de recursos. Las Instituciones de Justicia argumentan que la razón por la que se creó Renova fue malversada cuando, en lugar de utilizar sus recursos financieros en favor de atender las demandas de los afectados, utilizó 17,4 millones de reales en campañas publicitarias solo en 2020 precisamente para promocionarse.  

La Consultoría Técnica para las Personas Afectadas de Adai está supervisando el proceso para garantizar que se informa a las personas afectadas.