Representantes del gobierno federal visitaron los territorios de Espírito Santo y dialogaron con las personas afectadas.

 

Entre los días 20 y 24 de julio, se debatió la agenda de los afectados en Espírito Santo con representantes del Gobierno federal, en la persona de Luiza Dulci y Jarbas Vieira, de la Secretaría General de la Presidencia de la República, Gabriela Reis, del Ministerio de Salud, Lucas Zenha, del Ministerio de Desarrollo Agrario y Agricultura Familiar y Florivaldo Mota Rocha y Josemar Mendonça del Ministerio de Pesca y Acuicultura, que dialogó con los afectados, presentó planes y recibió una carta de la sociedad civil reafirmando la necesidad de la participación de los afectados en el proceso de renegociación y exigiendo el derecho a un Río Doce Vivo, Justo y sin Hambre. 
 

Luiza Dulci subrayó la importancia de restablecer el diálogo con el pueblo para garantizar una reparación justa y global. «Estamos recorriendo la cuenca del río Doce, desde Mariana, en la parte alta del río Doce, hasta aquí, en la costa de Espírito Santo, con el objetivo de dialogar y, sobre todo, escuchar a las personas afectadas sobre los daños causados el cinco de noviembre (de 2015) y los daños que se han ido acumulando y agravando desde entonces. Nuestro objetivo es escuchar a la gente, pero también poder hablar sobre las propuestas que ya se están elaborando para el proceso de renegociación en relación con la participación social.» 

 

Josemar Mendonça aseguró a los pescadores que el Gobierno de   quiere escuchar a los pescadores y pescadoras para garantizar la visibilidad de la categoría en el proceso de reparaciones. «El ministerio estuvo aquí para reconocer y escuchar a los afectados. Y junto a los afectados, están los pescadores y pescadoras. El Ministerio de Pesca ha estado trabajando incesantemente este año precisamente para conseguir la regularización de estos pescadores, para conseguir su visibilidad y también para colaborar con todas las ayudas necesarias y la justicia para los pescadores que se vieron afectados, pescadores y pescadoras que se vieron afectados aquí en el canal del Río Doce, en toda la cuenca.»  

 
Los espacios fueron organizados con la participación de la Oficina de Afectados por Represas de Adai, el Movimiento de Afectados por Represas (Movimento dos Atingidos por Barragens – MAB), sindicatos y movimientos populares de Colatina. 
 
Nuestros derechos, ¡ahora! 
 
El 21 por la tarde, en Povoação, en la desembocadura del río Doce, el grupo participó en el seminario ¡Nuestros derechos, ahora!, organizado por la Oficina Técnica para los Afectados (Assessoria Técnica dos Atingidos e Atingidas – ATI) de Adai. Lo mismo ocurrió en la mañana del sábado 22, cuando asistieron al seminario de Linhares.  

 
En los espacios del seminario, los representantes gubernamentales pudieron seguir el trabajo de la ATI y presentar a las más de 1.000 personas reunidas lo que se está pensando a nivel federal en materia de reparaciones.  

 

Jocenilson Cirilo Mendonça, agricultor, pescador y residente en una isla del Río Doce, habló del agua disponible en la región. «El mayor activo de una comunidad se llama agua. Nadie puede vivir sin agua. Y las empresas mineras, a través del delito medioambiental, acabaron arrebatándonos esto.

 

Este crimen acabó con la cuenca del Río Doce, que va desde Minas Gerais hasta Espírito Santo. Es decir, se destruyeron dos Estados que dependían de esta cuenca del Río Doce para su supervivencia», dijo mientras mostraba el agua sucia y de color anaranjado.  

 

Para Davi Nascimento Luz, agricultor asentado por el Programa Nacional de Reforma Agraria en Linhares, era un momento importante para plantear reivindicaciones.  
«Estamos muy animados por las decisiones que se han tomado hoy aquí, por la presencia del personal del Gobierno y de las secretarías que estaban aquí, por haber recogido las reivindicaciones planteadas por las comunidades y, sobre todo, las planteadas por las personas realmente afectadas por el río. Ahora creemos que se llevará a Brasilia. Que podamos conseguir resultados que realmente nos sirvan a nosotros y a la clase afectada y, sobre todo, a la clase trabajadora de este país», afirmó. 

 
Planes 
 
Entre los planes que se barajan a nivel federal y que mencionaron los representantes del Gobierno en los espacios, se encuentran el establecimiento de un fondo popular/comunitario, en el que parte de los fondos de la renegociación se destinarán a proyectos que elaborarán y supervisarán directamente las comunidades afectadas, y una casa del gobierno federal en la cuenca. 

 

«En general, la creación de un Consejo de Participación Social en la Cuenca del Río Doce, que tiene que reflejar la organización de las personas que ya están en el territorio. La creación de una oficina del gobierno federal en la Cuenca del Río Doce. Será un espacio de acogida y seguimiento de las políticas públicas que serán asumidas por el gobierno», dijo Jarbas. 

 

En respuesta a las demandas de los afectados a la cartera del Ministerio de Agricultura, Lucas Zenha subrayó: «Es la prioridad del Ministerio… la agenda de la dignidad de la vida y de la ciencia aplicada para el desarrollo de la producción agrícola, campesina y familiar en los territorios en su diversidad de pueblos para una producción saludable en las mesas de todos los brasileños». 

 

Gabriela, del Ministerio de Salud, dijo: «Queremos llevar a la mesa de renegociación una propuesta de Programa Especial de Salud para la población de la cuenca del Río Doce, donde la inversión será para el SUS, desde investigación hasta exámenes más específicos para los afectados.» 

 

Del Río al Mar 

 

El programa de la visita a Espírito Santo comenzó el día 20 en Vitória; el 21 en Colatina y Povoação; el 22 en Linhares y Regência y terminó el 24 en São Mateus y Conceição da Barra. 
 

Fue un espacio de diálogo y un paso más hacia una reparación plena y justa para las personas afectadas.