Los espacios de asesoramiento técnico para los afectados en Espírito Santo incluyen a niños y jóvenes, que necesitan ser escuchados y acogidos en el proceso de lucha por las reparaciones. Estos momentos requieren el uso de la ciranda. 

Verilucy Brito, pedagoga del Equipo de Supervisión Pedagógica de la Infancia y la Juventud de la Asesoría Técnica de los Afectados de Espírito Santo, destaca el origen y la importancia del movimiento: «La ciranda viene de los movimientos sociales, por la necesidad de que las mujeres y los responsables de los niños participen en espacios de encuentro, además de ser un espacio seguro para los niños, donde también tienen acceso a la formación política», dice. 

Para las personas afectadas por el derrumbe de la presa de Mariana en 2015, el proyecto contribuye a este proceso público. «La ciranda tiene la función de hacer que los niños y jóvenes se reconozcan como personas afectadas, para que entiendan también lo que ha sido la catástrofe, lo que ha cambiado el barro en sus vidas y que esa identidad de afectado es una identidad de lucha», añade Verilucy. 

Espacios de formación en asesoramiento técnico para los afectados 

¿Qué es ser joven, qué es la infancia, qué es la juventud? Durante el mes de mayo de 2023, se llevaron a cabo procesos de formación sobre ciranda con parte del equipo técnico asesor de Adai en Espírito Santo.  

Jussara Trierveiler, pedagoga del Equipo de Supervisión Pedagógica de la Infancia y la Juventud de la Asesoría Técnica de los Afectados de Espírito Santo, explica en detalle el espacio: «Esta demanda de niños y jóvenes ya estaba en el plan de trabajo, y ahora ha cobrado más importancia debido a la creación de los Grupos de Afectados y Afectadas (Grupos de Atingidos e Atingidas – GAA). Los niños y los jóvenes acuden a las reuniones y también tenemos que trabajar con ellos. ¿Qué podemos hacer con ellos para que también se reconozcan como afectados?», afirma. 

El equipo de asesoramiento construye el espacio de ciranda para los niños, pero este trabajo también implica a toda la comunidad. Es importante que tengan un espacio en el que puedan dialogar, construir y debatir sobre temas que los adultos están debatiendo en el plenario, de una forma más lúdica y didáctica. 

Jussara habla de los próximos pasos del proceso: «Estamos celebrando estas sesiones de formación para que los movilizadores y gestores puedan llevar este debate a la comunidad y conseguir que participen en él. Al principio, el objetivo de la formación es trabajar sobre la ciranda, cómo hacer cirandas dentro de los GAA, seminarios temáticos y círculos de diálogo. Luego vamos a hacer cursos de formación más amplios, más teóricos», concluye. 

Ciranda es un instrumento y un derecho de los niños y los jóvenes. Garantizar el reconocimiento y escuchar sus demandas y percepciones significa luchar por una reparación plena y justa. 

Producción: Colectivo de Comunicación, ATI de Adai en Espírito Santo 

Colaboración: Equipo de Supervisión Pedagógica de Infancia y Juventud, ATI de Adai en Espírito Santo