«El Río Doce, antaño símbolo de vida, ha sido contaminado, dejando un rastro de destrucción e impactos duraderos» 
 
El río que antes era el Doce saborea ahora los metales pesados de la minería, que siguen contaminando sus aguas, sus afluentes y el mar. Una amargura que destruye el medio ambiente, vidas humanas y animales. 
 
Según el Servicio Geológico de Brasil, los relaves procedentes del derrumbe de la presa de Fundão, en Mariana (Minas Gerais), llegaron a Baixo Guandu, municipio del estado de Espírito Santo, a última hora de la tarde, en torno a las 17:00 horas del 16 de noviembre de 2015. Para el día 18, el espeso lodo se había apoderado de la zona y podían verse peces flotando en la superficie del Río Doce. La primera ciudad de Espírito Santo afectada por el lodo recibió los residuos once días después de la rotura de la presa, el 5 de noviembre. Ese día se interrumpió el suministro de agua a la población, así como la vida de muchas personas que dependían del río. El lodo siguió el curso del río y desembocó en el mar en Espírito Santo el 22 de noviembre de 2015.

«El Río Doce, antaño símbolo de vida, ha sido contaminado, dejando un rastro de destrucción e impactos duraderos» 

 
El río que antes era el Doce saborea ahora los metales pesados de la minería, que siguen contaminando sus aguas, sus afluentes y el mar. Una amargura que destruye el medio ambiente, vidas humanas y animales. 
 
Según el Servicio Geológico de Brasil, los relaves procedentes del derrumbe de la presa de Fundão, en Mariana (Minas Gerais), llegaron a Baixo Guandu, municipio del estado de Espírito Santo, a última hora de la tarde, en torno a las 17:00 horas del 16 de noviembre de 2015. Para el día 18, el espeso lodo se había apoderado de la zona y podían verse peces flotando en la superficie del Río Doce. La primera ciudad de Espírito Santo afectada por el lodo recibió los residuos once días después de la rotura de la presa, el 5 de noviembre. Ese día se interrumpió el suministro de agua a la población, así como la vida de muchas personas que dependían del río. El lodo siguió el curso del río y desembocó en el mar en Espírito Santo el 22 de noviembre de 2015. 
 
 En esta fecha, recordamos que el mayor desastre socio-tecnológico de Brasil causó y sigue causando innumerables daños, especialmente al medio ambiente y a la salud de las personas afectadas, y un rastro de destrucción permanente en varios municipios y territorios que dependían del Río Doce para sobrevivir, para vivir. 
 
La reparación justa es un derecho. «Del río al mar: ¡reparar, ya! 
 

El triste recuerdo y la esperanza de una reparación justa y de que el Río Doce vuelva a estar vivo. 

Regiane Soares, mujer negra, activista del Movimiento de Afectados por Represas (Movimento dos Atingidos por Barragem – MAB) y residente en Baixo Guandu, recordó que el día de la llegada del lodo, , todo era desconocido. «Ni siquiera sabíamos que existía este riesgo de contaminación y muerte del Río Doce a causa de los residuos de este lodo […], pero el peor dolor en aquel momento fue cuando vimos a los peces saltando fuera del agua, muriendo sin poder vivir en lo que se suponía que era su hábitat natural. En ese momento nos dimos cuenta, la verdad pareció hundirse: ¿cómo íbamos a vivir del río si estaba muerto?». También comentó cómo esto ha afectado a la vida de tantas personas. Ser testigo de cómo el Río Doce se ha ido amargando con el paso de los años ha alimentado un sentimiento de gran tristeza. «Es muy triste recordarlo, nuestras vidas han cambiado totalmente, el lugar donde siempre nos hemos ganado la vida ahora nos enferma, nuestra salud se ha visto afectada. ¡Es tan triste! Han pasado ocho años y se ha hecho muy poco por nuestro pueblo y nuestro Doce Río. Y entre las muchas razones que nos hacen luchar está la esperanza de una justa reparación.» Dijo entre lágrimas que ya no podía contenerse.  

Como dice Regiane, la vida de las personas y la propia naturaleza han cambiado desde que llegó el barro. Han pasado ocho años y el agua sigue sin ser apta para el consumo de la población y para el propio entorno natural. 

Para Raquel Lopes Rosa, una pescadora afectada de Mascarenhas, incluso con todo el sufrimiento, abandonar el lugar que es su hogar no es una opción. La esperanza en la lucha y el sueño de la reparación es lo que hace que siga adelante. «Hoy es muy difícil, pero tengo 42 años, nací y crecí con el sustento del río, toda mi familia son pescadores. Lo que nos mantiene en pie es la esperanza de una reparación justa y el sueño de que el Río Doce esté vivo y vuelva a tener peces.» Concluyó.  
 
El derrumbamiento de la presa de Fundão vertió unos 40 millones de metros cúbicos de residuos mineros al Río Doce. Para analizar los impactos en la salud de la población, el Ministerio Público Federal ordenó la contratación de la Fundación Getúlio Vargas (FGV), que entonces realizó estudios epidemiológicos de 2012 a 2019 sobre los cambios en la calidad del agua y sus impactos en la salud de la población afectada.  

Este estudio ha realizado una encuesta a partir de las siguientes bases de datos: 

  • Sistema de información ambulatoria (SIA)  

  • Sistema de información hospitalaria (SIH)  

  • Sistema de Información sobre Mortalidad (SIM)  

  • Sistema de Notificación Obligatoria (SINAN).  

La salud de la población ha empeorado desde la rotura de la presa. Se produjo un aumento significativo del número total de consultas externas en los municipios afectados. 

Es importante señalar que el citado estudio indica que las patologías mencionadas pueden agravarse incluso después de casi ocho años, ya que en el caso de los metales pesados que no son asimilados por el organismo, el material se acumula en el cuerpo, lo que conduce a una intoxicación crónica. Esto nos hace darnos cuenta de que las repercusiones del contacto con metales pesados no son sólo a corto plazo. En otras palabras, a medida que el cuerpo acumula esta materia, hay enfermedades que sólo se manifestarán al cabo de mucho tiempo. 

Aunque haya evidencias de sedimentación y acumulación de lodo en el fondo de los ríos y en las orillas del mar a lo largo de todo el litoral de Espírito Santo, estos materiales pueden volver a la superficie, como ocurre durante los períodos de lluvia, produciendo aguas con alta turbidez, asociadas a contaminantes metálicos que pueden persistir por largos períodos de tiempo. 

 

La lucha, el sueño, el pueblo y la esperanza de una reparación justa 

Frente a toda la tristeza y destrucción, la lucha organizada y la esperanza de una reparación justa mantienen firmes a los afectados.  
 
Un ejemplo es la movilización organizada por el Movimiento de Afectados por Represas (Movimento dos Atingidos por Barragens – MAB), para la aprobación de la Política Nacional de Derechos de los Afectados por Represas (Política Nacional de Direitos das Populações Atingidas por Barragens – PNAB), en el Proyecto de Ley PL 2788/2019, aprobado por el Senado Federal el 14 de noviembre y enviado para sanción por el Presidente Luiz Inácio Lula da Silva, que se ha comprometido a hacerlo con la urgencia que la agenda requiere. 

El PNAB es una gran victoria en la lucha de los afectados en todo Brasil, una lucha que parece haber espoleado y animado aún más al pueblo después de años de resistencia, que se inspira en la certeza de días mejores. 
 

La Viaje de Luchas, organizado por el MAB, contó con uno calendario de acciones incluía acciones en septiembre y octubre en Minas Gerais y Espírito Santo, con la culminación de la participación popular en Brasilia en los siguientes días 04 y 07 de noviembre, a la que asistieron unos 2.600 afectados de todo el país. Sobre los primeros pasos positivos en cuanto a los dictámenes favorables sobre la PNAB durante la jornada, Robson Formiga dijo: «Es un logro muy importante, histórico, en la lucha de los afectados». Robson forma parte de la coordinación nacional del MAB. 

Que los sueños sean compartidos y fortalezcan la lucha, y que los derechos de los afectados se hagan realidad. Como Asesoría Técnica de Adai para los Afectados, nos reafirmamos: Para el pueblo, ¡sin menos derechos!

 

Texto y arte: ATI Communications Team –  Adai en ES